Porchetta con Arándanos y Avellanas

Porchetta con Arándanos y Avellanas

Porchetta con Arándanos y Avellanas

Porchetta con Arándanos y Avellanas

Notas sobre la receta

  • Rendimiento: Rinde de 10 a 12 porciones
  • Equipo: Cuerda de carnicero

Ingredientes

  • 1 trozo de 8 libras de panceta de cerdo con piel, aproximadamente 50% magra
  • 1 lomo de cerdo asado de 3 libras
  • Sal Kosher
  • 1 cucharada de bayas de enebro enteras
  • ¾ taza de avellanas enteras
  • 6 onzas de pancetta rebanada
  • ¾ taza de arándanos secos
  • ¾ onza de tomillo fresco, hojas recogidas y tallos desechados
  • Cáscara recién rallada de 2 limones
  • ½ cucharadita de pimienta negra rajada
  • Aceite de avellana

Pasos de la receta

1: Coloque la panza de cerdo sobre una bandeja con la piel hacia arriba. Use el extremo aserrado de un ablandador de carne para golpear vigorosamente la piel por todas partes. Esto ayuda a romper los tejidos conectivos y crea una piel más crujiente como resultado final. Luego, use la punta de un cuchillo de pelar para perforar la piel por todas partes con un espaciado de aproximadamente ¾ pulgadas. Voltee la panza de cerdo para que la piel quede hacia abajo y marque un patrón de 1 pulgada entrecruzado en la carne ½-inch de profundidad para que la porchetta se cocine de manera uniforme y alcance la porchetta temperatura interna deseada. Sazone este lado con una cucharadita de sal kosher para una «salmuera seca» y haga lo mismo con el lomo asado. Vuelva a dar la vuelta a la panza de cerdo para que el lado de la piel quede hacia arriba y refrigere el vientre y el lomo destapados durante 2 a 4 horas.

2: Tostar las bayas de enebro en una sartén a fuego medio y reservar. Haz lo mismo con las avellanas. Cocine la panceta hasta que esté crujiente y vierta la grasa de la sartén en una taza medidora para reservar.

3: Combine en el tazón de un procesador de alimentos las bayas de enebro, avellanas, arándanos, tomillo, cáscara de limón y pimienta. Agregue aceite de avellana a la grasa de panceta reservada para medir ¼ de taza combinada y añada esto al procesador de alimentos. Procese hasta obtener una textura seca similar al pesto. Pique a mano la panceta cocida y remuévala junto con el resto del relleno.

4: Saque el cerdo del refrigerador y coloque la panza con la piel hacia abajo. Sitúe el lomo sobre la panza y enrolle para un ajuste de prueba, recortando uno o ambos para que el lomo quede envuelto a la perfección. Deje la piel 2 pulgadas más larga para usarla como sellado del envoltorio.

5: Extienda el relleno sobre la panza, coloque el lomo encima y enrolle el asado. Ate firmemente con cordel de carnicería y deje reposar el asado a temperatura ambiente durante 2 horas antes de cocinarlo.

6: Prepare su parrilla para asado indirecto, idealmente con fuego de leña, para cocinar inicialmente con una temperatura de aire de 500°F en la zona indirecta y luego reducir a 350°F.

7: Coloque la porchetta en la zona indirecta de la parrilla y ase con la tapa cerrada inicialmente a 500°F durante 30 minutos. Gire la porchetta 180 grados a los 15 minutos, luego ajuste el fuego para mantener una temperatura constante de 350°F y continúe asando por aproximadamente 90 minutos más, girando cada 20 a 30 minutos.

8: Retire la porchetta de la parrilla cuando alcance una temperatura interna del lomo de 145°F. Cubra con papel de aluminio y permita que repose durante 30 minutos antes de rebanar en rondas de ½ pulgadas para servir.

Consejos para recetas

La salmuera seca se debe realizar de 2 a 4 horas antes de asar. La porchetta necesita un tiempo de reposo de 2 horas a temperatura ambiente antes de ser cocida. La duración del asado es de 2 horas y se recomienda un tiempo de reposo de 30 minutos antes de cortar. El tiempo total desde el inicio hasta el final es de al menos 6½ horas.

La comida casera es un arte que se disfruta no solo en la cocina sino también en la mesa, y la porchetta es una de esas recetas que invita a la creatividad y la experimentación. Ahora que conoces los pasos esenciales para conseguir una porchetta con arándanos y avellanas deliciosamente crujiente y jugosa, te animo a que la prepares y compartas cómo fue tu experiencia. ¿Alguna variación interesante? ¿Algún consejo para mantener esa ‘temperatura interna’ perfecta? ¡Nos encanta escuchar las historias culinarias de nuestros lectores!